Cecac

Laura Cantó, responsable del Centro de Escocia, explica como ha vivido el curso 2020-21

Una visión personal que habla de nuevos retos y oportunidades

 

¿Cómo definirías el curso 2020-21?

Definiría el curso 2020-2021 como un curso atípico en el que todos hemos tenido que aprender a adaptarnos a lo que venga día a día y flexibilizar siempre que ha sido necesario. Cada día ha sido un ejercicio de capacidad de reacción a las nuevas situaciones que nos hemos ido encontrando y pienso que ha sido un reto a nivel tanto colectivo como individual.

¿Cuáles son los aspectos metodológicos han sido más difíciles de aplicar?

Los aspectos metodológicos más difíciles de aplicar han sido los del seguimiento del grupo, ya que cuando quieres acompañar a los alumnos también lo haces desde un vínculo que este curso ha sido muy difícil de crear. Ha supuesto una dificultad importante el hecho de tener dificultades a la hora de llegar al alumno / a y transmitir tanto los conocimientos como la voluntad de acompañarlo en esta etapa tanto de formación como de crecimiento.

Crees que, ahora más que antes, es importante el autoconocimiento?

Siempre he pensado que el autoconocimiento es muy importante. Todo lo que sucede en nuestro entorno, no lo podemos controlar. Lo que pasado alrededor y el contexto son aspectos que no podemos cambiar, pero lo que sí podemos cambiar o mejorar es como reaccionamos o qué hacemos con lo que nos pasa. Y para hacerlo de la manera que más bien nos aporte, necesitamos tener un nivel de autoconocimiento suficientemente elevado para reconocer qué aspectos del día a día nos hacen sentir bien o mal, encontrar el origen de este malestar y actuar de conforme a lo que realmente queremos en la vida.

En los próximos años, el profesorado y alumnado deberá ser más flexible? Si / no y por qué?

Sí lo deberá ser porque cada vez la sociedad es más diversa, a medida que avanzamos en el tiempo se descubren infinidad de caminos que llevan a la necesidad de abrir la mente y plantearse nuevas formas de vivir y mirar. Todo sería más fácil si dejáramos de focalizar la mirada en uno mismo y contempláramos también a las personas que tenemos delante.

¿Cómo enfocas el próximo curso 2021-22?

El enfoco con ganas de retomar lo que más nos gusta que es dar clase en el aula, vincular con los alumnos y los grupos y transmitir la voluntad de querer acompañarlos a nivel tanto personal formativo como profesional. Con ganas de construir el centro entre todos, alumnos, familia y escuela.

¿Cuáles crees que serán los retos educativos?

Por un lado el reto de educar en valores, que no es tarea fácil sobre todo cuando hay esquemas mentales ya preestablecidos que dificultan la tarea de intentar hacer ver las cosas de otras maneras. Conseguir que alumnos, familias y escuelas vayan a una teniendo como premisa el bien del alumno / a, entendiendo que poniendo límites también es una manera de educar y amar. También pienso que el reto estará a compaginar las nuevas herramientas digitales desde una perspectiva constructiva, saber incluirlas en el aula de una manera sana y entendiéndolas como un recurso más y no como una necesidad.

Como responsable del centro de Escocia, ¿cuál es tu evaluación general? Destaca puntos fuertes y débiles de la comunicación, metodologías, procesos del centro …

Mi evaluación general se centraría principalmente en el esfuerzo y mucho trabajo hecho en la sombra. No es fácil dejarte la piel en casi todo lo que haces día a día y ver que de todo, sólo llega un poco, o incluso a veces no llega. Y este año ha sido un claro ejemplo de esta situación. Hemos tenido que cambiar, adaptarnos y flexibilizar en muchos aspectos a marchas forzadas y eso desgasta mucho. Sin embargo pienso que se ha hecho priorizando siempre a los alumnos, por lo tanto se han hecho malabares con ganas e ilusión aunque no ha sido nada fácil.

Sobre la comunicación pienso que ha sido positiva en el momento en el que se han encontrado agujeros para hablar de lo que haya sido necesario aunque ampliaría más el abanico de esta comunicación y la haría más extensiva al equipo. Preservar espacios donde se pueda encontrar todo el equipo o parte del equipo (según la necesidad), con tiempo suficiente para trasladar todos aquellos aspectos tan positivos como aspectos a mejorar. La comunicación es básica para llevar a cabo un proyecto, ya que las personas deben tener la oportunidad de exponer sus puntos de vista sobre la mesa y con toda la información decidir si quieren formar parte o no. Quizás habría apostado por más tiempo con todo el equipo o en el ámbito individual para dar espacio a un feedback bidireccional y que así todos tengan la oportunidad de mejorar los puntos débiles y potenciar los fuertes. Respecto a las metodologías, me decantaría por aquellas que consigan poner al alumno/a como principal protagonista de su proceso de aprendizaje. Pienso que para acompañar en la educación es importante que el alumno/a haya tenido la oportunidad de decidir en todo momento, para poder así conocerse a sí mismo/a e ir comprobando qué es lo que le gusta y lo que no. Y así descubrirá en qué proyectos acabará involucrándose y en cuáles no quiere entrar. Metodologías que despierten la curiosidad del alumno/ a y que a lo largo de las clases seamos capaces de aportar los recursos necesarios para que sean ellos mismos/ as los/ as puedan llegar a una resolución.

Regálanos una frase para seguir progresando en el camino de la educación.

Descúbrete a ti mismo para saber quién quieres ser en la vida.

 
 
 

SOLICITA
INFORMACIÓN

SOLICITA
INFORMACIÓN

DEMANA
INFORMACIÓ

DEMANA
INFORMACIÓ

L'ESO
AL CECAC

Graduat ESO

Presencial

Play Video
Play Video
Play Video
Usamos cookies en nuestro web para ofrecerle información más relevante y recordando sus preferencias en futuras visitas
Clicando en "Aceptar", consientes el uso de TODAS nuestras cookies.

CENTRO ESCÒCIA

Horario secretaría

De lunes a viernes
8:00 a 18:00 h

Puertas abiertas

Puertas abiertas con cita previa en formato telemático y/o presencial.

Fechas pendientes de confirmación.

LA ESO
EN EL CECAC

Graduado ESO

Presencial